Archivo
5 de diciembre de 2016 5/12/16

Pilotos

Fernando Alonso, el último de los ‘Briatore Boys’

Fernando Alonso, Mark Webber, Jenson Button, Giancarlo Fisichella y Flavio Briatore en Benetton Renault en 2001

El piloto español, Mark Webber, Jenson Button y Giancarlo Fisichella formaron parte de la histórica Benetton Renault en 2001


19 de octubre de 2016 David Sánchez de Castro - Sportyou

A principios de este siglo, las ‘boy band’ triunfaban en el mundo de la música: los Backstreet Boys habían metido su ‘Everybody’ en las mentes de todos los preadolescentes y adolescentes del mundo, Justin Timberlake lideraba los N’Sync, Take That aún sonaban en las radiofórmulas pese a haber desaparecido unos años antes… En este contexto, Flavio Briatore creó la suya propia para la por entonces aún conocida como escudería Benetton de Fórmula 1.

El magnate italiano conjuntó a cuatro de los mayores talentos jóvenes del momento para recuperar el pulso a los McLaren que venían dominando, y a los Ferrari que iban a dominar. En febrero del 2001, la plaza de San Marcos de Venecia acogió la presentación de la escuadra de Benetton Renault de Fórmula 1. Ese día se hicieron las fotos de lo que después sería una dinastía de pilotos que marcó un antes y un después en el Gran Circo. Ese día posaban junto a Flavio Briatore y los responsables de Renault Sport cuatro pilotos históricos, aunque sólo dos alcanzaron la gloria del título en F1.

Fernando Alonso, Mark Webber, Jenson Button y Giancarlo Fisichella se encontraron por primera vez -pero no última- defendiendo los mismos colores, en el primer paso del que luego fue una carrera con éxitos dispares para cada uno.

Giancarlo Fisichella, el italiano que pudo reinar

La gran esperanza italiana. Giancarlo Fisichella era el niño mimado de la escuela automovilística transalpina, que lleva lo indecible buscando en su cantera para sacar una perla. Sus mejores años en Fórmula 1 los empleó en Renault, aunque casi siempre a la sombra de sus compañeros. Fue el primero de los cuatro que debutó en Fórmula 1, en 1996, aunque su primera victoria llegó con Jordan. Tras ser el escudero de Alonso en sus dos campeonatos del mundo, su caché fue descendiendo. En 2009 se enroló en Ferrari con la esperanza de que le dieran la oportunidad, pero le han ido apartando hacia la Resistencia, donde actualmente compite en la categoría de GT’s.

Jenson Button, de ‘bad boy’ a ‘golden boy’

Hoy es el tercer piloto que más Grandes Premios ha disputado de la historia de la Fórmula 1, pero cuando empezó era poco menos que un macarra con ganas de pasarlo bien. Los años le hicieron madurar hasta que, en 2009 y con un BrawnGP que le llegó en el momento cumbre de su carrera, se alzó con el título de campeón del mundo. Pasará poco a poco a un segundo plano en McLaren tras convertirse en el piloto fetiche de los británicos acostumbrados al carácter de los veteranos ‘gentlemen’ frente a formas y alardes de Lewis Hamilton.

De los cuatro pilotos Benetton de 2001, sólo Alonso sigue en F1

Mark Webber, una retirada a tiempo

Comenzó como probador en Renault mientras a Fernando Alonso le daban la oportunidad de debutar en Minardi en 2001, y al año siguiente se intercambiaron los papeles. Desde entonces, no volvieron a coincidir más que como rivales. Mark Webber pasó a Jaguar, que pintaba a proyecto ganador, pero no sería hasta la compra de Red Bull cuando realmente Webber rozó con los dedos el éxito. Tuvo la ‘mala suerte’ de coincidir en el tiempo con Sebastian Vettel, que le arrasó, hasta que, harto, aceptó la millonaria oferta de Porsche para comandar su regreso al Mundial de Resistencia. Campeón del Mundo del certamen de moda en 2015, ha decidido colgar el casco para dedicarse a vivir. Como hizo de Red Bull, hizo bueno eso de “el que se va sin que le echen, vuelve sin que le llamen”.

Fernando Alonso, el maravilloso verso suelto

En la historia de la música, en todas las boy band siempre ha habido alguien que ha despuntado: Michael Jackson eclipsó a sus hermanos, el citado Justin Timberlake a los N’Sync, Robbie Williamsmuy aficionado a la Fórmula 1– a los Take That… Y Fernando Alonso a los ‘Briatore Boys’. La joya de más quilates que ha dado el automovilismo español, con permiso de Carlos Sainz Cenamor, es también uno de los más grandes de la historia global, dicho por sus compañeros y rivales. En Renault, bajo el paraguas de Briatore, su fulgor deslumbró al mundo en 2005 y 2006. A partir de ese momento, las circunstancias se le pusieron en contra, sus decisiones no ayudaron y tras pasar por una Ferrari lejos de las glorias de hace no tanto, ahora está semiatrapado en una McLaren Honda que da más vergüenza que esperanzas a los que soñaban con rebrotar los éxitos de finales de los 80.

Alonso es el único de los que estaban en esa foto que sigue en el paddock de la Fórmula 1 compitiendo. No queda ni Patrick Faure, CEO de Renault Sport por aquel entonces. El asturiano seguirá, al menos, un año más, pero más allá es toda una incógnita. Vaya a donde vaya, seguirá en contacto con su vieja banda. Quizá alguna vez se suban a un tejado para volver a tocar juntos… o bajen a un circuito de karting para recordar viejos piques.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba