el fin y los medios y viceversael fin y los medios y viceversael fin y los medios y viceversael fin y los medios y viceversael fin y los medios y viceversa

el fin y los medios y viceversa

el periodismo deportivo que fue, es y ¿será? según sus protagonistas

Pruebe a escribir “Manolo Lama” en Google. Entre las sugerencias que le mostrará el buscador como más habituales verá “Manolo Lama equipo”, la pregunta que se hacen muchos, o “Manolo Lama madridista”, la pesquisa de quienes quieren confirmar sospechas. Otros opinan justo lo contrario. ¿Y él? ¿Cómo asiste a los cambios que azotan a su profesión desde su atalaya de privilegio en Cope y Cuatro? ¿En qué piensa cuando oye hablar de eso que llaman “la crisis del periodismo”? âPienso en España. La crisis no afecta solo a nuestro gremio, sino a todo el país. Me preocupa cómo afecta a tantas familias. Desde su puesto en la radio y la televisión, ¿piensa que esas cosas van con usted? âYo no soy inmune a lo que pasa. Soy un privilegiado porque tengo trabajo, pero también tengo amigos que lo están pasando mal y me cuentan sus problemas. De todos modos, cuando le preguntaba por la crisis no me refería solo a la industria, sino también a la crisis de credibilidad. âSí. El periodismo del siglo XX estaba basado en el periodista y el del siglo XXI, lamentablemente, está basado en las redes sociales y los comunicados. Al periodista se le está acotando. El periodismo del siglo XX, el de investigación, era el bueno. Y perdurará. ¿Qué opina de eso que se ha dado en llamar periodismo 2.0? âRespeto mucho a los periodistas que están en las redes sociales, pero son un arma más de trabajo. El trabajo diario de un periodista no puede estar basado en eso. Lo que se dice ahí no es palabra de Dios ni el Santo Grial. Hay que contrastarlo. Cuando la Ser justificó la salida del equipo de Paco González porque no estaban preparados para la nueva era tecnológica, usted se quedó. Cabe deducir que era de los más avanzados tecnológicamente, ¿no? â¿Yo? Soy el mayor zoquete de la era tecnológica, aunque sé más ahora que hace un año y espero que menos que el próximo. Se dijo aquello, sí... Muchos de los que se fueron a la Ser a la Cope son auténticas máquinas. De hecho, ‘Tiempo de Juego’ y ‘El partido de las 12’ ganan a los programas de la Ser en seguidores en Twitter y Facebook. Dicen quienes le conocen que es imposible verle a usted en las redes sociales. âNo digo que de ese agua no beberé. Me resisto, pero no por cabezonería. Crean más líos que cosas aportan. Distraen, quitan tiempo y crean confrontaciones. Además, el periodista no debe entrar en el juego de responder a los tuiteros. Aunque no responda a las críticas, ¿qué tal las acepta? âLos compañeros me cuentan lo que dicen algunos de mí y yo siempre les digo: “Pues muy bien”. Nunca les contestaré. Respeto todo. Me insultan en todos los estadios y no me preocupa. Lo malo sería que me insultaran en unos sí y en otros no. Luego está lo que yo llamo la “prensa mamadora del movimiento”, que trata de ponerte la etiqueta de antimadridista. Si yo critico a Mourinho es porque no me gusta su fútbol, no por su forma de ser. Ya lo hice con Capello. En cambio defendí a muerte a Valdano, Schuster o Pellegrini, cuyo fútbol sí me gustaba. Se deduce también que el dicho ese de que “perro no come perro” que suele regir entre periodistas no va con usted. Yo critico a Mourinho, no a los periodistas. Pero acaba de hablar de “la prensa mamadora del movimiento”... â Sí. Estarían en su derecho de defenderse. Yo critico a Mourinho porque hace un flaco favor a una entidad como el Real Madrid. A los madridistas no les debe de estar gustando cómo tira por tierra algunas cosas, cómo desprecia a la cantera y a la gente que ha trabajado allí, como Toril. Pero si el presidente lo consiente... ¿Se critica tanto a Mourinho para no criticar a Florentino? âNo elogio a Florentino Pérez, pero ha hecho algo bueno: apartarse. Antes de Mourinho, se entrometía demasiado. Eso sí, debería velar más por que su entrenador y manager no atacara a la institución. Debería darle un tirón de orejas, en público o en privado. ¿Sabe lo que es la ‘Yihad mourinhista’? Usted ha sido ‘trending topic’ muchas veces. âSupongo que serán los que apoyan a Mourinho, ¿no? No tenía ni idea, aunque me lo imaginaba. Tienen derecho a opinar lo que quieran. Espero que cuando Mourinho se vaya del Madrid, la Yihad le siga allá donde se marche. ¿Qué fue de Dalemanolo.com? âAunque parezca mentira, no tengo ni idea. Fue una cosa de Xuáncar y de Ricardo Medina. Yo, insisto, soy un zoquete en tecnología. Solo sé que me grababan vídeos. Al llegar a Cope su declaración de intenciones fue: “Quiero cantar goles, montar mogollón, polémica, lío”. ¿Se ha ido comiendo el show al periodismo? âDepende. Cada vez es más difícil cultivar un género como la entrevista con personajes de los grandes equipos, que quieren controlar mucho más la comunicación. Los clubes ponen cada vez más trabas y problemas al periodista, que tiene que hacer un programa de dos horas. Hay que recurrir a otras secciones, como la opinión, y surge la disparidad. Mejor eso que el pensamiento único. Para acabar, como iremos pidiendo a todos los entrevistados, recomiéndenos un libro. âSoy un amante de la historia y estoy leyendo ‘El bombardeo de Cabra’ [de Antonio M. Arrabal Maiz]. En 1938 murieron en mi pueblo 109 personas, casi tantas como en Guernica, incluidos algunos familiares míos. Aunque ya me habían contado cosas, ahora estoy entendiendo algunas claves de por qué se atacó de esa forma una población que estaba en la retaguardia.